quarta-feira, 14 de junho de 2017

Angustia: punto NO-FICTION, por Kuky Mildiner

Aqui segue um pequeno texto de Kuky Mildiner sobre seus testemunhos de fim de análise. Ela será nossa convidada na XII Jornada da Escola Brasileira de Psicanálise Seção Santa Catarina onde fará mais um testemunho de passe. Vai perder essa?


Una "mentira constructiva", fue el modo de nombrar la estructura de la realidad ficcional que me había armado para la vida, donde co-existían la historia oficial y la oficiosa, el amor al abuelo "estafador" y el amor al padre "constructor". A uno lo veía de a ratos y a escondidas, al otro, públicamente, en mi casa.
Ambas ordenaban, a su manera, el mundo de los Unos y los Otros. Identidades, ideales. Qué amar, qué rechazar. Bajo el modo de amar rechazando, o su reverso, rechazar amando. Sobresaliendo allí el estrago como "amor al rechazo".
Esas ficciones, tenían un guión fundamental: andar en silencio, evitando las miradas. En general con miedo.
En los distintos testimonios, fui relatando las diversas declinaciones de lo que lo paradojal del fantasma implicaba: quedar en silencio frente a la mirada del Otro; atrapar miradas con el saber matemático sostenido en ese, mi silencio; hacer que el otro me hable; temor a la mirada del Otro. Esos eran los juegos en los que vivía mi realidad. A veces de modo cómico, la mayoría de las veces de modo dramático. Penando de más.
En ese penar, algo se sostenía casi sin pausa: el amor por la verdad.
Pero había momentos en que quedaba "toda" pegada a la verdad. Esos eran los peores, un punto de angustia, en el que quedaba por fuera de las ficciones. ¿Fuera? ¿O dentro, en su mismísimo meollo?
Un punto sin ficción. Puro cuerpo, que se sonroja, que el corazón le late fuerte, de respiración agitada. Punto sostenido en el impasse de que, si hablaba: faltaba, pero si no hablaba: la falta faltaba.
Una cosa es que la falta de lugar a una ficción, y aquí tenemos el mundo de la "realidad psíquica", otra cosa es que la falta falte, y aquí tenemos la angustia atada al objeto a -como propone J.A. Miller en "La angustia lacaniana"- que no se deja ni sugestionar por la imagen ni adormecer por el significante, sino que marca la proximidad de un real.
La construcción del fantasma, en mi análisis, puso en su lugar a la creencia en el Otro del todo-amparo, y el atravesamiento de la angustia, si es posible llamarlo así, finalmente, dio lugar a la inconsistencia del Otro.
Entiendo que considerar la angustia como punto de no ficción en nuestra práctica orienta una política que no ignora la presencia constante de esa hiancia extranjera a toda identidad.

Disponível em: http://www.jornadaseol.com/026/index.php?file=fantasma-y-pase%2Fangustia-punto-no-fiction.html

Nenhum comentário:

Postar um comentário